Testimonio de Claudia: Lo que más me gusta es que los audífonos se adaptan a ti, y no al revés.

“Cuando acababa de cumplir 15 años, en 2012, ya hacía tres años que estudiaba música. Ese invierno pillé una otitis. No era grave, pero el oído estaba débil por culpa de la infección. Me lesioné el tímpano izquierdo tocando la batería. No pensé en visitar un médico porque no me pareció necesario en ese momento, pero noté un cambio muy grande en varios aspectos de mi vida diaria. Los estudios empezaron a irme fatal, y eso me enfadaba. Pero más me enfadaba no poder hablar con nadie sin que me dijeran “¡no grites!”. Me cansaba mucho tener que prestar tanta atención por seguir una simple conversación, me agobiaba cualquier sitio donde hubiera mucha gente, los pasillos del instituto eran lo peor. Me estaba aislando sin darme cuenta. Todo esto afecta al estado de ánimo de cualquier persona.

Fueron mis profesores de música quienes me convencieron de ir al hospital. Me hice mi primera audiometría y el otorrino quiso repetirla porque no se creía lo que estaba viendo. Había desarrollado una pérdida severa en el oído izquierdo, y el derecho tampoco estaba nada bien.

Después de muchas pruebas, los doctores me recomendaron RV Alfa en Barcelona. Allí me abrieron las puertas a todo este mundo de tecnología, desconocido para mí hasta entonces. Tampoco sabía qué color elegir para mis audífonos, ya que la variedad es muy grande. Al principio de llevar mis aparatos, no me gustaba nada la experiencia. Recuerdo la primera vez que salí a la calle con ellos puestos. El bullicio de Barcelona, el ruido de los coches, de los pájaros… No es fácil adaptarse después de catorce meses con problemas de oído. Enseguida me ajustaron los audífonos a mis necesidades y todo fue mejorando. Lo que más me gusta es que ellos se adaptan a ti, y no al revés. Los usuarios sólo tenemos que acostumbrarnos a llevarlos. Y al final no queremos quitárnoslos; yo los llevo la mayoría de horas del día. No puedo hacer vida normal sin ellos, y por supuesto tampoco podría estudiar y trabajar de lo que me gusta. Hoy en día soy docente y músico profesional gracias a esta ayuda.”

 

Claudia es una joven de 21 años, paciente de nuestro centro RV ALFA Barcelona, que muy amablemente se ha brindado a explicarnos su experiencia como usuaria de audífonos.

Claudia padece una Hipoacusia Neurosensorial Bilateral Moderada desde los 15 años.

De acuerdo a su pérdida auditiva y estilo de vida en RV Alfa estimamos oportuno adaptarle unos audífonos de Phonak modelo  Bolero Q50-P con moldes a medida.

El uso de los audífonos le ha permitido desarrollar una vida totalmente normal y placentera, disfrutando de su pasión, la música, que desarrolla tanto en su faceta de estudiante como de profesora.

Claudia comparte con nosotros algunas fotografías mostrando orgullosa su paso por nuestro centro, con Leo (mascota de Phonak Pediatric), su faceta como percusionista y sus estimados audífonos Phonak.

Muchísimas gracias Claudia por tu testimonio y te animamos a seguir con ese positivismo que te caracteriza. Tú entiendes perfectamente, y así nos lo transmites, lo que nuestro eslogan reza: Oír bien es calidad de vida.