Conmovedor testimonio de Sergio, paciente de RV ALFA BARCELONA

Sergio es un joven de 23 años, paciente de nuestro centro RV ALFA Barcelona, que ha querido compartir con todos nosotros su experiencia con la adaptación de sus audífonos.

“Soy un chico de 23 años y a los 19 sufrí un accidente en el que perdí audición. Me dijeron que iría recuperando hasta cierto punto. Y así fue. Me comentaron la idea de comprar audífonos, pero como día a día iba oyendo mejor, lo consideré innecesario.
Fue pasando el tiempo y, como “algo oía”, no me preocupaba mucho el tema más allá de tener que pedir constantemente que me repitieran las cosas.

-Qué? Perdona? Es que no te he oído, que estoy un poco sordo.

Eran palabras y frases que repetía varias veces cada día. Al final acabas simplemente asintiendo porque ya vas por el 3er “Perdona?” y no quieres incomodar a la otra persona.

Lo cierto es que uno se acostumbra, o más bien el cerebro se acostumbra hasta tal punto que piensas que oír así es lo normal, o que simplemente oyes un poquito menos de lo normal. En mi caso me empecé a dar cuenta cuando la gente en el trabajo se acercaba a mí y me decía con cara seria/enfadada si estaba sordo o es que pasaba de todo. Que me estaban llamando hacía rato y no les respondía.
Debían pensar que estaba mal de la cabeza o que pasaba olímpicamente de lo que me decían.

Otro tema interesante y que ocurre sin darte cuenta es que al estar “aislado” del mundo que te rodea, empiezas a efectivamente ensimismarte en tu mundo, pensamientos…  como un alejamiento de la realidad.
Ya no oyes los pasos de la gente por la calle, ni los pequeños ruidos cotidianos del día a día, ni un sinfín más de cosas. Y al no oírlas, no eres consciente de que no las estás oyendo, por eso digo que todo esto ocurre, sin tú ser consciente de ello.

Cuando ya varias personas me hicieron ver que tenía un problema grave de audición y, tras hablarlo con mi familia, decidí acudir a un centro de implantes/audífonos.  Me hicieron pruebas y tenía aproximadamente una pérdida del 50% en cada oído. Me tomaron las medidas del oído y mandaron a fabricar unos audífonos para mí.
Supongo que por mi edad, yo no quería que el aparato se viera mucho.

Cuando me enseñaron los diferentes modelos había uno que no se veía nada!
Barrera 1: Traspasada.

Consulté los precios y me parecieron elevados, pero me dejaron pagarlo en cómodos plazos!
Barrera 2: Traspasada.

Entonces llegó el momento de probarlos. En esos días fue cuando me di cuenta realmente de lo que me había estado perdiendo. Desde lo más importante, como escuchar lo que dicen las personas y no solo asentir aunque me hubieran preguntado qué hora es, hasta los ruidos más pequeños y que nos envuelven en nuestro día a día. Para mí la ganancia fue espectacular. Subió mi autoestima, mi relación con los demás (podía comunicarme) y el placer de escuchar los sonidos que, sin darme cuenta, había dejado de escuchar.

¡Además tuve la suerte de dar con un sitio donde la atención al cliente, la amabilidad y la simpatía de sus trabajadoras me impactó desde el primer momento!
¡Muchas gracias a Rv Alfa Barcelona, a Rosa y a todas sus compañeras, me habéis mejorado la calidad de vida significativamente. GRACIAS!”

A Sergio le adaptamos unos audífonos IIC del modelo Virto B70- Titanium, el audífono a medida de Phonak más pequeño de la historia, fabricado en titanio. Es totalmente discreto, duradero y ligero.

Esta adaptación ha cumplido completamente con las expectativas que Sergio esperaba cuando tomó la decisión más importante: poner solución a sus problemas de audición.

Todo el equipo de RV ALFA Barcelona da las gracias a Sergio por su testimonio y, sobre todo, por la buena predisposición que mostró desde el primer momento. ¡Sergio, es un placer tener pacientes como tú!