La música del gimnasio puede afectar a tu audición

Muchos deportistas deberían saber que el volumen de la música en los gimnasios suele alcanzar niveles insalubres que dañan la audición considerablemente.

La moda de asistir a las clases de “striding”, “spinning”, “zumba” o “bodypump”, donde la música a todo volumen va de la mano del aumento de las pulsaciones y el sudor, puede no ser tan sano como piensas. La música suele motivar más el ambiente, pero no solemos tener en cuenta que el estar expuesto a música elevada de forma continua puede dañar la capacidad auditiva y provocar una pérdida de audición inducida por el ruido.

Las clases de spinning suelen ser las más perjudicadas en las que se ha llegado a detectar niveles de ruido de hasta los 115 decibelios, superando en unos 30-40 decibelios los niveles máximos recomendados.

Es cierto que los altos niveles de ruido ponen en riesgo la audición de los asistentes a las clases, sin embargo, son los monitores los que corren más riesgo, pues son los que están prácticamente toda la jornada laboral soportando tales niveles de ruido.

Desde NovaPro, fabricante de protectores auditivos, y RV ALFA Grupo queremos concienciar a las personas que pasan tiempo en los gimnasios, tanto a usuarios como a profesores, de que la exposición a ruidos tan elevados puede pasar factura a largo plazo convirtiéndose en una sordera irreversible que jamás se podrá recuperar.

Por ello deben tomarse medidas que prevengan esos riesgos. Si no es posible concienciar a los gimnasios de establecer volúmenes a niveles recomendados, que sean los propios usuarios quienes los demanden. De no ser así, que tomen medidas de protección pasiva, como por ejemplo utilizar tapones o protectores auditivos que eviten la entrada de ruido en los oídos.

Fuente: NovaPro