Usuarios de audífonos o Implante Coclear…¡No hay edad para estar conectados!

Conmovedor testimonio de Montserrat, usuaria de implante coclear RONDO de MED-EL : “Antes de probar el sistema Roger no tenía ningún tipo de conexión, me limitaba a hablar y escuchar a la gente que se acercaba a visitarme… la música ni me había planteado escucharla…”

Estamos acostumbrados a escuchar que a cierta edad se dificulta el aprendizaje y manipulación de las nuevas tecnologías. En el caso de personas con pérdida auditiva el uso de las tecnologías cada vez es más habitual. Con las nuevas generaciones de audífono e implantes la conectividad con el mundo virtual ya no es algo lejano.

En el caso de Montserrat, paciente del Centro Auditivo RV ALFA Barcelona, hemos podido comprobar que las ganas de conectar con el mundo no son incompatibles con la edad. Es un viaje de adaptación y aprendizaje que se consigue paso a paso con seguimiento y constancia.

Montserrat es usuaria de un implante coclear RONDO de MED-EL  y llegó a nuestro centro con ganas de volver a hablar por teléfono y escuchar la televisión con claridad, siendo consciente de la dificultad que supondría conseguirlo, por el tipo de pérdida que padece y tener una solución de forma unilateral. Le ofrecimos el sistema de transmisión inalámbrica Roger de Phonak, para que pudiera volver a conectarse a su entorno.

A continuación, realizamos una entrevista a Monserrat para compartir su experiencia.


¿Antes de llegar a nuestro centro y probar Roger, como era tu conexión con el mundo? (llamadas, TV, música…).

Antes de probar el sistema Roger no tenía ningún tipo de conexión, me limitaba a hablar y escuchar a la gente que se acercaba a visitarme. La televisión la veía con subtítulos y utilizaba sólo el teléfono fijo, y la mayoría de las veces tenía que pedir ayuda. La música ni me había planteado probar a escucharla.
Para mi rutina, y salir a la calle, con el implante coclear me defiendo bien.

¿Cuáles eran tus objetivos para conseguir con RONDO y Roger antes de probarlo?

Sinceramente, pensé que sería adquirir el Sistema Roger y ya estaría todo hecho, pero como todo en esta vida, tenemos que poner de nuestra parte para conseguir adaptarnos a lo nuevo. Era importante para mí poder hablar por teléfono y escuchar la televisión sin problemas.

¿Cómo te resultó el principio de la adaptación?

Los primeros días me daba miedo quedarme sola en casa porque no tenía claro si el implante y el Roger Pen estaban conectados, y tenía temor por si presionaba algún botón que no tenía que tocar. Pero al estar sola en casa, y no tener a nadie que lo instalara por mí, me enfrenté a la aventura para probar por mí misma, lo cual me hizo aprender muy rápido y enseguida noté la diferencia al utilizar Roger Pen.

Al principio, hacía errores por inseguridad, porque no sabes bien cómo funciona, pero con el tiempo he ido aprendiendo recursos y ahora estoy más segura porque domino mejor el implante coclear y Roger Pen.

¿Qué es lo que le resultó más difícil?

La música siempre ha sido lo que ha costado más, es un trabajo que aún tengo que ir aprendiendo poco a poco.

Empezó la prueba con Roger en nuestro centro en febrero de este año. ¿Cree que es importante el seguimiento para poder avanzar?

Personalmente, me aportó mucha seguridad poder tener a profesionales que te encaminan cuando tienes dudas y cometes errores al utilizar las nuevas tecnologías. Gracias a este acompañamiento, he podido afianzar la relación con mis audioprotesistas y, además, tener más confianza en mí y en las tecnologías que complementan a mi implante coclear.

Es importante que tu audioprotesista sepa qué recursos te pueden ir bien para conseguir adaptarte al probar algo nuevo. En mi caso, me imprimían consejos y pasos para resolver dudas y problemas de una forma muy gráfica y visual, lo cual, además de resolver mis dudas, me ha aportado más autonomía y me veo capaz de resolver futuros inconvenientes.

¿Creía que iba a volver a hablar por teléfono?

¡Este tema lo tenía completamente olvidado, no lo veía capaz de ocurrir!

Ahora con Roger Pen estoy muy contenta porque entiendo muy bien las conversaciones de las llamadas de mi teléfono móvil que llegan directamente a mi implante coclear.
Este aspecto me ha ayudado mucho en mi día a día porque he podido atender a llamadas urgentes que antes no podía recibir y se volvía una odisea el poder entender qué estaba ocurriendo.

¿Cómo es la experiencia de poder escuchar audios / TV directamente en el dispositivo?

Hacía años que no entendía las conversaciones de las personas que aparecen en la televisión. Lo primero que probé fue poniendo las noticias, ya que es más fácil entender a una persona hablando individualmente.

He pasado de no entender nada a poder ver el programa que quiera. Es un gran cambio el que se experimenta porque antes estaba resignada a escuchar solo en situaciones específicas y ahora me he acostumbrado a escuchar en todos los aspectos.

La adaptación del sistema finalizó a mediados de abril de este año. ¿Como ha sido el resultado después de este tiempo utilizando el sistema Roger?

Después de la prueba y adaptación con Roger Pen he tenido situaciones personales que me han impedido utilizar Roger Pen tanto como quería, pero el resultado ha sido muy favorable. He ganado comprensión en muchos momentos que antes no podía ni plantearme, y también he ganado confianza con mi implante. Así como sentirme segura al saber que puedo utilizar las nuevas tecnologías, este mundo desconocido hasta ahora.

¿Que anécdota nos puede contar de su experiencia?

Una anécdota que ahora la recuerdo y me parece graciosa es que un día se desconectó el bluetooth del teléfono móvil, con lo cual no tenía conexión a través de Roger Pen con mi Implante coclear para hablar por teléfono y no sabía qué ocurría. Así que bajé a la calle, cerca de mi casa hay una tienda de informática, y le pedí al chico que me conectara el móvil con el Roger Pen, sin yo saber qué es lo que me había impedido dejar de utilizar esta conexión.

El chico nunca había conocido a nadie con un implante coclear y la verdad es que fue muy amable e intentó ayudarme como pudo, aún sin entender bien qué ocurría.

Al final comprendió que el bluetooth del móvil estaba desconectado y lo activó. El problema desapareció.

Otra de mis anécdotas, la cual he cogido como hobby, es que en la zona donde vivo hay mucha afluencia de turistas y yo aprovecho en el autobús para escuchar a la gente hablar, no por saber de qué tratan sus conversaciones sino porque intento identificar cuál es el idioma en el que se están comunicando. Esta afición la realizo como un entretenimiento ya que antes me limitaba a entender y comunicarme solo con gente que yo conozco.

¿Recomendaría este sistema a más gente de su edad?

A raíz de haber pasado por esta prueba y adquirir este sistema, me he atrevido a probar cosas nuevas en mi vida relacionadas con la audición y con otros temas que antes no me veía capaz de conseguir.

Después de mi experiencia recomiendo el uso de Roger Pen a otras personas de cualquier edad. Es cierto que siendo más mayores nos cuesta más porque no tenemos la práctica que tienen las nuevas generaciones pero con constancia, voluntad, muchas ganas y práctica, podemos conseguir romper muchas barreras de comunicación.

Otras noticias relacionadas