Creo que tengo una pérdida de audición !

En general, la pérdida de audición se produce de forma gradual. Este es el motivo por el cual los síntomas suelen ser difíciles de identificar. El primer paso para tratar la discapacidad auditiva es darse cuenta de que existe un problema y que se necesita tiempo para aceptar que se padece una pérdida de audición.

Experimentar dificultades para oír cuando alguien le llama estando de espaldas o en otra habitación, tener problemas de comunicación en grupos pequeños, por ejemplo en reuniones, en el trabajo, con los amigos o creer que las personas hablan entre dientes, pueden ser algunos síntomas de tener una pérdida de audición.

Una pérdida de audición no tratada puede tener una serie de consecuencias personales, en particular, psicológicas, físicas y sociales.

¿Cuáles son los síntomas? ¿Qué debo hacer?

Desde RV ALFA  Grupo recomendamos lo siguiente, como prueba determinante, para valorar si la persona tiene una audición normal, tiene pérdida auditiva o en qué grado empieza a tener pérdida.

Si experimenta alguno de los siguientes síntomas, debería ponerse en contacto con su médico de familia, además de realizarse una audiometría:

  • Dificultades para oír la televisión o le dicen que la televisión tiene un volumen demasiado alto.
  • Dificultades para oír a alguien cuando le llama desde detrás o desde otra habitación.
  • Dificultades para comunicarse en un grupo pequeño de personas, por ejemplo, en reuniones de trabajo, con los amigos en bares y restaurantes, en reuniones escolares etc…
  • Dificultades de comprensión en otros idiomas que antes dominaba y entendía con más facilidad (inglés, alemán…).
  • Dificultades de comunicación en ambientes ruidosos, por ejemplo en un coche, un autobús o una fiesta.
  • Una necesidad frecuente de pedir a las personas que repitan.
  • Ya no oye el tictac del reloj, el agua corriendo o los pájaros cantando.
  • Su familia, compañeros y amigos dicen que puede estar sufriendo una pérdida de audición.
  • Necesita el apoyo de la lectura labial de las personas que le hablan.
  • Siente que debe concentrarse realmente para oír a alguien hablar o susurrar

Si ya está sufriendo alguno de estos síntomas puede que esté empezando a perder audición o ya tenga una pérdida que ha ido evolucionando en el tiempo. Si esto está ocurriendo, puede sentir que su vida social también está sufriendo debido a las dificultades de audición y comunicación.
Puede incluso comenzar a evitar las reuniones sociales y otras situaciones sociales en las que corre el riesgo de malinterpretar algo o no oír los que otros dicen; o que le tengan que repetir varias veces.

Es de gran importancia realizar una audiometría para valorar la necesidad de adaptar audífonos para poder solventar las dificultades que comienza a sufrir la persona y mejorar su calidad de vida en el día a día.

Oír bien es calidad de vida.