Exámen universal no es suficiente para niños sordos y con problemas auditivos

La exploración universal de recién nacidos para la pérdida de la audición antes de que salgan del hospital no alcanza para mejorar las habilidades del lenguaje de los niños que son sordos o con hipoacusia, según un nuevo estudio.

Los investigadores del Centro Médico del Hospital de Niños de Cincinnati dicen que al menos el 40% de los niños con pérdida auditiva tienen la capacidad para niveles de lenguaje más altos, más allá de lo que indican las puntuaciones de los exámenes.

“Hemos enfocado los esfuerzos para que los niños sordos o con problemas de audición obtengan un nivel de lenguaje que a menudo se considera normal o promedio en las evaluaciones estandarizadas”, dice Jareen Meinzen-Derr, PhD, epidemióloga de Cincinnati Children’s y principal autora de un nuevo estudio. “Pero sus habilidades de lenguaje no son lo suficientemente buenas si tenemos en cuenta sus habilidades cognitivas”.

La Dra. Meinzen-Derr dice que hay un desajuste entre el nivel cognitivo de los niños y las expectativas de sus habilidades lingüísticas. Con un enfoque de evaluación ligeramente modificado, los terapeutas serían capaces de reconocer estos desajustes a edades muy tempranas, dice ella, e intervenir para llevar a estos niños a su capacidad.

“No deberíamos estar satisfechos con los niveles de lenguaje que son más bajos que la capacidad cognitiva de un niño”.

El estudio se publica en línea en el Journal of Developmental and Behavioral Pediatrics. Los investigadores realizaron el estudio en dos fases. El primero se desarrolló entre 2011 y 2014 y los niños inscritos entre las edades de 3 y 6 con leve a profunda pérdida auditiva en ambos oídos (bilateral). La segunda fase se inició en 2014 y los niños inscritos hasta los 3 años de edad, también con leve a profunda pérdida auditiva bilateral. Un total de 152 niños fueron matriculados.

Todos los niños recibieron una evaluación del lenguaje y una evaluación neurocognitiva. Un patólogo del habla y lenguaje administró una prueba estandarizada para evaluar las habilidades del lenguaje. Cuarenta y uno por ciento tenía una disparidad significativa entre sus calificaciones lingüísticas y sus puntuaciones cognitivas no verbales, que los investigadores definieron como un “bajo rendimiento de lenguaje”.

“Creemos que todos los niños tienen potencial”, dice Meinzen-Derr. “Nuestras mediciones nos dan una meta para ese potencial para que por lo menos sepamos cuáles son los objetivos del lenguaje para un niño. Esto también tiene implicaciones para otros aspectos del desarrollo, tales como desarrollo social y más allá de lo exclusivamente académico, es por eso que estamos presionando para una mejor intervención, porque sabemos que podemos hacer mejor las cosas para ayudar a los niños que son sordos o que tienen problemas auditivos “.

Fuentes:
www.news-medical.net/
www.cincinnatichildrens.org/