OTITIS: Consejos para prevenir el dolor de oídos

Con la llegada del verano, el calor y el buen tiempo, darse un baño en piscinas y playas será una de las actividades más habituales para todos nosotros, especialmente para  los niños. Pero a veces para éstos, conllevan  ciertos riesgos para la salud, ya que con estos baños pueden aparecer ciertas molestias auditivas que si no somos precavidos, pueden llegar a arruinar las vacaciones de verano.

De entre todas ellas, la otitis probablemente sea una de las complicaciones que más molestias pueden causar, por lo que es necesario estar muy atento para prevenir el desarrollo de esta patología y en todo caso detectar sus primeros síntomas, para evitar sus molestas consecuencias.

En estos meses de verano, son los niños los más propensos a sufrir otitis porque se pasan mucho tiempo en el agua. Y es que si hay mucha humedad en el oído, éste se puede irritar, abrir la piel del canal y permitir la entrada de bacterias u hongos derivando en una otitis.

Síntomas de la otitis

  • Intenso dolor de oídos. El dolor es intenso al presionar el pabellón auricular
  • Es posible que el oído externo se ponga rojo o se hinche y que los ganglios alrededor del oído se inflamen y duelan
  • Si la infección es fuerte se pueden producir secreciones debido a la formación de pus en la entrada del oído
  • Puede aparecer fiebre
  • Es posible que la audición se vea afectada de manera temporal, aunque en la mayoría de ocaciones de forma muy leve

Pero, ¿qué es la otitis? Se trata de una infección o inflamación del oído y se puede dividir en varias tipologías en función de la parte del oído afectada o la duración de la enfermedad. En este sentido, se distinguen entre la otitis externa -cuando se inflama el conducto auditivo externo debido generalmente a una causa infecciosa- y la otitis media y laberintitis -inflamación del oído medio debido a una contaminación de bacteria o virus o inflamación del oído interno respectivamente.

En el caso de la otitis externa, también llamada “otitis del nadador”, es la más habitual en estos meses de verano, la inflamación de la piel del canal auditivo constituye la esencia de este trastorno. En este sentido, esta inflamación puede ser secundaria a la dermatitis (eccema), sin que se produzca ninguna infección microbiana, o puede ser causada por una infección bacteriana o fúngica activa. En este último caso –también en el primero pero en menor medida- se inflama el conducto auditivo ocasionando dolor y sensibilidad al tacto.

Para evitar que la otitis nos estropee las vacaciones, recomendamos seguir una serie de pautas como método de prevención. Entre estos consejos, dirigidos a todo el mundo pero en especial a los niños, destacan la necesidad de utilizar tapones para los oídos hipoalergénicos que, desde nuestros centros RV ALFA GRUPO,  diseñamos especialmente para su uso en el agua. Son tapones hechos de forma particular, a medida de cada niño o paciente y que permiten sellar completamente el oído para evitar la entrada de agua. Se trata de tapones especiales para su uso en piscinas o playas, no se deforman tras su uso y flotan en caso de que se salgan.

Colocación de los tapones para evitar la otitis

Para evitar la otitis externa, tan importante como el uso de tapones para el oído, es su colocación. En este sentido, recomendamos que antes de colocarlos, revisemos que tanto el tapón como el oído, estén completamente secos, además también es importante desinfectar regularmente los tapones.

Otra recomendación importante para luchar contra la otitis es: secarse a fondo los oídos después de cada baño para evitar que los conductos auditivos permanezcan húmedos y por tanto sean propicios para el inicio de una infección. Para secarse los oídos, el uso de toallas o de un secador es lo más recomendable, aunque resulta importante saber que solo se debe manipular la parte exterior del oído.

¡Los tapones de baño de RV Alfa en toda su gama de divertidos colores, son la mejor opción para la protección de niños y adultos!.