¿¿Puede haber un problema auditivo, detrás de un problema de aprendizaje??

El término Hipoacusia se refiere a la disminución de la capacidad auditiva.
Una hipoacusia de leve a moderada no diagnosticada a tiempo puede generar trastornos del vocabulario y problemas de dicción.

Detrás de la dificultad en el aprendizaje o en el déficit de atención de los niños puede haber un problema auditivo, por lo que los especialistas de la audición: médicos ORL (otorrinolaringólogos), audiólogos y profesionales de la educación, junto con logopedas y psicopedagogos, recordamos la importancia de realizar controles de audición en las diferentes etapas de su desarrollo. Un buen momento para hacer la revisión auditiva es antes del comienzo de las clases.

La falta de atención, retraso en el lenguaje o en el aprendizaje y hasta trastornos de conducta pueden ser signos de hipoacusias leves a moderadas sin diagnosticar. Muchos niños utilizan estrategias para comprender lo que quieren oír, como leer los labios. Otros hablan gritando, o bien no responden si alguien les habla por detrás.

Una hipoacusia de leve a moderada no diagnosticada a tiempo puede generar trastornos del vocabulario y problemas de dicción, entre otras dificultades, que pueden terminar impactando en el proceso de aprendizaje.

Las revisiones básicas contemplan la realización de una audiometría, prueba que determina el umbral auditivo (a partir de qué intensidad se empieza a oír) y, como complemento, una logoaudiometría o audiometría verbal, que nos informa sobre la capacidad del sistema auditivo de entender la palabra hablada.

Previamente, se habrá realizado un examen visual del oído, otoscopia, que permitirá observar si hay algún elemento que obstruya el canal auditivo externo, como, por ejemplo (y el más habitual) un tapón de cerumen. Visualizar la membrana timpánica también puede mostrarnos problemas en el oído medio que pueden provocar deterioro auditivo.

Si hay sospecha de problemas en el oído medio, ya sea a través de la audiometría y/o con la otoscopia, se realizará una timpanometría, prueba que determina el estado del oído medio (contenido de líquido en la caja timpánica, rigidez del sistema osicular, problemas de ventilación con la trompa de Eustaquio, etc.).

Todo ello determinará si nos encontramos ante una Hipoacusia y, a su vez, de qué tipo y grado, para tomar las medidas oportunas y poner solución al problema auditivo de la manera más rápida y eficaz. El reaccionar a tiempo es crucial en las etapas de aprendizaje infantil.

En nuestros centros RV Alfa Grupo encontrará profesionales de la audición que les realizarán las pruebas mencionadas, les informarán, asesorarán y guiarán ante cualquier duda que puedan plantearles.

Porque OÍR BIEN ES CALIDAD DE VIDA.