Trauma Acústico: pérdida auditiva en adolescentes

Todos los padres se quejan alguna vez de que sus hijos adolescentes parecen no escucharles.  Sin embargo,  cada vez son más los jóvenes que en realidad padecen problemas auditivos.

La exposición al ruido es cada vez más común en la era de los iPods y otros reproductores portátiles de música. La sobreexposición al ruido puede causar pérdida auditiva temporal o permanente. 

Muchos adolescentes (e incluso niños pequeños) utilizan reproductores portátiles de música o videojuegos con auriculares o cascos exponiéndose más que nunca a sonidos de alto volumen por tiempo prolongado. Esto ha contribuido al adelanto de enfermedades auditivas, las cuales se manifestaban después de los 50 años de edad; pero hoy la juventud tiene problemas de sordera irreversible antes de los 20 años.

El volumen del sonido se mide en unidades llamadas decibeles (dB). Exponerse a ruidos de 85 dB o más puede dañar la audición de forma temporal o permanente. Esto se denomina trauma acústico. 

¿Por qué el ruido causa pérdida auditiva?

  • El daño auditivo se produce por la combinación de dos factores: 
  • El volumen (dB) del sonido
  • El tiempo de exposición al ruido
  • Los sonidos muy intensos afectan al oído interno dañando las células ciliadas de la cóclea. Cuando ocurren por un tiempo corto, hay una pérdida auditiva temporal, con sensación de zumbido en el oído. Si la persona se expone a sonidos intensos por períodos largos de tiempo, las células ciliadas se dañan permanentemente y puede producir una sordera definitiva. 

¿Por qué son importantes los protectores auditivos en los conciertos?

Varios estudios médicos han encontrado que los niveles de ruido en conciertos de rock son significativamente mayores a 85 dB. Algunos informes sugieren que la intensidad puede alcanzar hasta 90-122 dB. 

Nuestro oído solamente puede tolerar sonidos de85-90 dB por una hora. Después de ese tiempo comienza el daño a las células del oído interno. Por cada 5 dB adicionales, el tiempo seguro de exposición se reduce a la mitad. De esta forma, un concierto de rock (100-115dB) comienza a afectar la audición de un joven después de 15 minutos. Se sentirá una pérdida transitoria de audición, caracterizada por zumbido en los oídos. Esto se resuelve generalmente en unos días, pero si la exposición es repetida, como en el caso de los auriculares de música, el daño se va acumulando y puede llegar a ser irreversible. 

Los niveles de sonido son igualmente peligrosos en cualquier parte de una sala de conciertos, independientemente del tipo de música. Lo más prudente es  utilizar protectores auditivos al asistir a un concierto, independientemente del tipo de música o de la  distancia del escenario. Cuando un niño acompaña a un adulto a una actividad con ruido excesivo, debería utilizar protectores auditivos. 

¿Se debe limitar el uso de aparatos reproductores de música?             

El sonido máximo de un iPod Shuffle se ha registrado en 115 decibelios, un nivel que puede causar pérdida auditiva a los oyentes de cualquier edad.

Una encuesta del gobierno australiano reveló que el 25% de las personas que usan reproductores portátiles de música tienen  exposiciones diarias a ruido que son suficientes para causar daño a la audición. En Holanda, 90% de los adolescentes escuchan música con audífonos en reproductores de MP3. Casi la mitad utilizan volúmenes altos y sólo 7% emplea un controlador de ruido.

Investigadores del Boston Childrens Hospital determinaron que escuchar un reproductor de música portátil con audífonos a 60% del volumen potencial por una hora al día es relativamente seguro. Actualmente muchos reproductores de MP3 cuentan con ajuste del límite de volumen. 

¿Cómo saber si ya hay daño auditivo?

 Los síntomas de pérdida auditiva incluyen:

  • Disminución de la capacidad para distinguir sonidos o palabras cuando otras personas están conversando o el ambiente es ruidoso.
  • Zumbido de oídos (temporal o permanente)
  • Sensación de “oído tapado”
  • Escuchar las voces y/o ruidos apagados o distorsionados

Desde RV Alfa Grupo: Pozuelo, Barcelona y Tres Cantos consideramos de vital importancia que un joven que presente estas molestias necesita una revisión por un especialista, incluyendo un examen detallado del oído y pruebas de audición.  

El daño inducido por ruido puede ser catastrófico para un joven. Es de suma importancia enseñarles a cuidar su audición, evitar los niveles peligrosos de ruido y acudir a consultar rápidamente en caso de presentar síntomas. 

Una forma de prevenir es el uso de tapones de ruido con filtro acústico, se pueden realizar en nuestros centros a medida de cada paciente ya sean niños jóvenes o adultos. Éstos minimizan el impacto de determinados sonidos, protegiendo el oído de futuras lesiones que afecten la audición.

Fuentes:
Opperman, Reifman, Schlauch, Levine”Incidence of spontaneous hearing threshold shifts during modern concert performances”.